viernes, 3 de diciembre de 2010

Las luciérnagas

     Un boceto a lápiz, para describir como cuidan a las luciérnagas en Iscilum.

     Al atardecer de los primeros días de calor, los niños y mayores que lo deseen, pueden dar de comer a estos agradables y originales bichitos que nos alumbran en la oscuridad.

     Nos reparten cañas de bamboo, con un cordón o hilo fino de cáñamo, y al final de éste, muy bien atado, un lazo de color rojo, untado de miel.

     Es la forma que tenemos de agradecerles la labor de ellas, alumbrarnos.

1 comentario:

Grego dijo...

Eres un poeta, debieras autoeditar un libro ¿conoces bubok?, estaría fenomenal.